Los destellos del atardecer
son muy hermosos,
pero no pueden compararse
con el brillo de tus ojos.